El Camino hacia la Dictadura: la judicializacion de la política   

Por: Amalio Belmonte      
“…a partir de ahora no se debe preguntar si esto o  aquello es verdad o legal. Sino solo si está de acuerdo con el sentido de la revolución nacional socialista”.
Hans Scheman, Ministro  del Tercer Reich    

UCV AMALIO BELMONTE 02

El Parlamento es el símbolo más evidente de la Democracia y representante por excelencia de la soberanía popular.  Aun cuando el Presidente como  jefe del Poder Ejecutivo y  el Parlamento tienen legitimidad mediante el voto,  este último constituye el escenario natural donde se expresan las diferentes concepciones e ideologías de una sociedad democrática mediante  los diputados representantes de los  partidos políticos. Es el centro del debate político, donde pueden encontrarse, debatirse y conciliarse los intereses de una sociedad.

De igual manera, la existencia del Parlamento es esencial para el principio de la  División de Poderes  que garantiza la libertad, la convivencia política y especialmente  el control del Poder Ejecutivo para moderar  el poder estatal. De otra forma  resultaría imposible el equilibrio entre las instituciones que soportan el Sistema político democrático y la preservación de los ciudadanos ante una eventual desviación o desmanes del Gobierno en el uso de su autoridad. La Asamblea Nacional, decían los revolucionarios franceses de 1789, tiene entre sus funciones  evitar el despotismo.

Para los Gobiernos con pretensiones hegemónicas, sustentados en el pensamiento único y una supuesta superioridad moral,  la presencia de la Asamblea Nacional o Parlamento constituye un obstáculo para el ejercicio exclusivo y autoritario del Poder, por ello toman medidas para sustituirla por tribunales controlados desde el Ejecutivo Nacional que  permitan establecer un Estado de Partido único tal como lo demuestran los modelos de la Alemania Nazi y el Stalinismo.

De esta manera, se impone  el principio de la ideología sobre las instituciones para que el Estado formal sea reemplazado por un Estado “Preventivo” contra los señalados como enemigos del pueblo y traidores a la Patria. Al respecto es conocido el implacable juez   Andréi Vyshinski  ((Tercer Juicio de Moscú 1938). Todos los opositores eran acusados de alta traición y conspiración y desviaciones derechistas, sin derecho a defensa. Igualmente la arbitrariedad institucionalizada impuesta por el Juez Hans Frank, Presidente de la Academia de Leyes Alemanas, 1933, contra los adversarios del Tercer Reich.

UCV AMALIO BELMONTE 01

Desde el triunfo de la oposición venezolana en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015, el Gobierno emprendió una campaña  para deslegitimar  y desconocer  el rol político y contralor de la Asamblea Nacional, acusando a la mayoría formada por parlamentarios democráticos de conspiradores contra los supremos objetivos del llamado Socialismo del Siglo XXI. Así organizó un plan para ese antidemocrático propósito mediante la convergencia entre Gobierno- Dirigencia del PSUV y el Tribunal Supremo de Justicia con el objetivo de destruir la Asamblea Nacional, confiscándole atribuciones, hostilizando y agrediendo a los diputados de oposición.

El momento crítico, punto de inflexión ocurrió recientemente  cuando los magistrados de la Sala Constitucional del TSJ mediante las Sentencias 155 y 156, obviando principios y conciencia pretenden imponerse sobre la Soberanía popular confiscando las atribuciones de la AN, violando la Constitución y el Estado de Derecho, provocando la repulsa de la ciudadanía, el juicio critico de las Academias y la condena internacional. Bien podrían estos Magistrados colocar al lado de la foto del Presidente fallecido las correspondientes a los jueces Andrei Vyshinski  y Hans Frank, incluso las de Hitler y Stalin.

Todos debemos unirnos y movilizarnos por la Democracia, en apoyo a nuestros parlamentarios, contra la arbitrariedad y la pretensión dictatorial del Régimen.

 

Anuncios

Un comentario en “El Camino hacia la Dictadura: la judicializacion de la política   

  1. Excelente artículo por nuestro Secretario de la UCV, Prof. Amalio Belmonte. No está demás complementarlo con los acontecimientos económicos que se han suscitado desde el año 2003 cuando prácticamente se le dio caracter vitalicio al implantado control de cambio y que ha podido derogarse en 2005 cuando los precios del petroleo alcanzaron niveles nunca vistos. Tal nefasta falta de decisión, debido a la pésima administración del Gobierno Nacional, trajo como consecuencia una inmensa corrupción pero también un depauperamiento fatal de nuestra infraestructura integral lo cual ha acarreado un inmenso problema socio-económico y la caída abrupta del poder adquisitivo de todos los Venezolanos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s