ARIGlobal: ¿Está en riesgo el sistema comercial liberal?

Espacio de reflexión sobre la realidad internacional a cargo de docentes e investigadores vinculados al postgrado de relaciones internacionales y globales de la UCV.  Opiniones, comentarios y reflexiones sobre distintos temas de la agenda internacional y de las relaciones exteriores  de Venezuela que combina lo interméstico y global.                                                                                                       

Luis Angarita (*)
luis-angarita
Profesor Luis Angarita

El sistema del comercio mundial contemporáneo  se ha venido construyendo desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial, contexto en el cual el sistema económico mundial buscaba el establecimiento de un conjunto de normas que permitiesen generar  previsibilidad y confianza a los distintos países, en un momento de urgencia y de reconstrucción de la economía mundial. Así, junto a las instituciones de Bretton Woods, (Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial), se hacen esfuerzos para establecer un régimen internacional avocado al comercio internacional.  Pero como las negociaciones comerciales tienen la particularidad de conseguir muchas resistencias, en el contexto de los años cuarenta sólo se pudo materializar un acuerdo provisional de aranceles y comercio, conocido en la literatura como el GATT del 47.

Este foro de negociaciones fue dando forma a lo que hoy en día conocemos como el sistema del comercio mundial que, como régimen internacional [1],  cuenta con un sistema de normas, leyes y procedimientos comunes, que generan la confianza de acudir a un mecanismo cada día más libre y transparente. De esta manera conseguimos que la Organización Mundial del Comercio, creada en el año de 1994, se constituya como un sistema abierto, con negociaciones paulatinas, con agendas ampliadas de los temas comerciales, y con el objetivo común de un comercio más libre e inclusivo.

En esta organización se concentra, lo que en el mundo académico se consideraría como paradigma, es decir, luego de un amplio debate a lo largo del Siglo XX, con argumentaciones a favor y en contra del libre comercio, con sistemas regulatorios sesgados a la protección arancelaria, las negociaciones de la década de los noventa muestra a un mundo orientado casi unánimemente a la apertura comercial, generando así la común aceptación de la comunidad, tanto científica como tomadores de decisiones, de que el libre comercio es el mejor modelo posible dentro del sistema de intercambios comerciales.

ariglobalEsta visión liberal es la que se ha profundizado desde comienzos de la década de los 90, aunque algunos autores la ubican incluso a principios de los años 80, y marca los principios que rigen las relaciones comerciales, cada vez más libres, previsibles, transparentes y leales. Aun cuando las negociaciones en el seno del organismo multilateral para la profundización de  un sistema más libre puedan complicarse en virtud de la complejidad de cada vez más temas dentro del comercio, la tendencia de cada uno de los países es adaptarse a un sistema que ofrece cada vez más oportunidades, pero a la par, cada vez ofrece más competencia a todos los productores que quieran participar en el comercio mundial.

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos de América, se ponen a prueba todo este conjunto de prácticas que han marcado la tendencia liberal del comercio contemporáneo. Esta discusión se plantea en el marco de la campaña del presidente republicano, quien enarboló un conjunto de propuestas de corte proteccionista, desenterrando los argumentos de la primera mitad del Siglo XX, como protección a la industria nacional, o la defensa del empleo norteamericano. Su principal slogan de campaña era la oferta de “volver a hacer América grande” (Make America Great Again).

Desde la toma de posesión, el ahora Presidente Trump ha realizado Órdenes Ejecutivas que desmantelan el avance de negociaciones comerciales logradas en las pasadas administraciones. Su primer acto fue retirarse del Tratado Transpacífico, cuyo objeto es profundizar el libre comercio en la cuenca del Océano Pacífico, lugar geoestratégico que concentra a la mitad de la producción mundial y las dos terceras partes de la población global.  Entre otras de las acciones más destacadas ha sido la amenaza a las empresas automotrices para que establezcan sus fábricas ensambladoras en territorio norteamericano, en detrimento de México.  Más recientemente, ha anunciado la revisión del histórico Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para pasar a renegociar un sistema de protección comercial con su socio latinoamericano.

Si bien estas actuaciones representan una amenaza a todo el recorrido de negociaciones comerciales vividos en los últimos 30 años, sobre todo por el rol que los Estados Unidos juega en el comercio mundial, también es cierto que, por el otro lado, se han alzado voces en defensa de mantener un sistema comercial abierto y transparente para todos por igual.

En esta oportunidad, las voces de defensa del libre comercio vienen de actores no tradicionales en el tema, como es el caso del presidente chino Xi Jinping, quien en la sesión anual del Foro Económico Mundial celebrado en Davos, sostiene que tanto China como el mundo necesitan de un sistema comercial abierto alertando que “no habrá ganadores en una guerra comercial”, respondiendo a las preocupaciones de un escenario adverso al comercio mundial.

Y en este mismo sentido se han pronunciado distintos foros de integración mundial, como el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), Unión Europea, Mercosur, entre otros, ya que la evidencia estadística ha demostrado que, si bien un sistema de competencias puede perjudicar a los sectores ineficientes de una economía, los países en general, y aquellos en vías de desarrollo y economías emergentes en particular, están en mejores condiciones y participan de mejor manera del sistema de producción mundial y de las cadenas globales de valor gracias a un sistema comercial abierto.

De modo que, si bien las medidas avanzadas desde la nueva administración de los Estados Unidos parece mostrar una gran amenaza al avanzado sistema de negociaciones comerciales, existen también voces que salen en su defensa, ya que, el libre comercio ha demostrado generar mayor bienestar que cualquier otro sistema dentro del comercio internacional.

(*) Profesor FACES/ RRII
Luisangarital@gmail.com
[1] Krasner (1983) la define como conjunto de principios implícitos o explícitos, normas, reglas y procedimientos de decisiones alrededor del cual las expectativas de los actores convergen en una determinada área de las relaciones internacionales,
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s