ARIGlobal: Lenguaje y poder

Espacio de reflexión sobre la realidad internacional a cargo de docentes e investigadores vinculados al postgrado de relaciones internacionales y globales de la UCV.  Opiniones, comentarios y reflexiones sobre distintos temas de la agenda internacional y de las relaciones exteriores  de Venezuela que combina lo interméstico y global.

Escrito por: María Gabriela Mata Carnevali (*)

maria-mataGanó Trump. Todavía no salgo de mi shock. Pobre mundo. Análisis del porqué de su triunfo y probables consecuencias se han hecho muchos y vendrán más. Es justo y necesario. Desde este espacio queremos, sin embargo, aprovechar para reflexionar sobre la relación entre lenguaje  y poder.

Cuando estudiamos el lenguaje humano nos acercamos a lo que algunos podrían llamar la Esencia Humana. El aspecto creador es un factor fundamental que distingue el lenguaje humano de cualquier sistema de comunicación animal, afirma Chomsky. Esto se puede traducir en la posibilidad de construir nuevos mundos a partir del que nos rodea gracias al lenguaje.

El lenguaje, esa facultad biológica para desarrollar sistemas de signos de comunicación, se expresa mediante las lenguas que son de acceso igualitario. Todo el mundo habla al menos una lengua, la que aprendió por el contexto cultural en el que le tocó nacer y que por lo tanto expresa una cierta visión de mundo; pero lo que hacemos con ella depende de muchas cosas, entre ellas lo que soñamos yel lugar que ocupemos en la sociedad. Allí comienza la relación con el poder, que algunos describen como una “fuerza al servicio de una idea”.  No todos tienen la capacidad de imponerles a los miembros del grupo la actividad que ella manda.

arig-mataLas recientes investigaciones en lingüística, ciencia del lenguaje y las lenguas, han coincidido en que mediante las prácticas discursivas se ejerce poder, dado que, quien emite un discurso busca, ante todo, persuadir a los receptores, a través de creencias, actitudes, valores y un sinnúmero de saberes tomados de su entorno. La relación discurso-poder está dada por el control que se ejerce sobre las mentes de un grupo determinado, a partir del lenguaje. En resumen estaríamos hablando de la capacidad de mando de una idea.

La totalidad de la conducta y de los sentimientos tiene sus raíces en alguna forma decomunicación. Quienes influyen en los pensamientos, sentimientos y acciones de la mayoría de nosotros son aquellos que saben cómo utilizar esa herramienta de poder. Los cambios vienen dados por esta interacción.

¿Hacia dónde camina el mundo con un discurso racista, machista y belicoso como el del ahora Presidente de los Estados Unidos, para algunos la primera potencia y “el faro” de la humanidad? Ya no habrá árabes, persas, indios o norafricanos con la riqueza y diversidad de sus culturas; todos son musulmanes, todos son terroristas. A todos hay que volarlos del mapa. Adiós a las políticas de igualdad de género. Adiós probablemente a la cultura de paz que implica la promoción y defensa de los Derechos Humanos.

Cuando en medio de un conflicto permites que tu contrincante te convenza de nombrar el universo desde su punto de vista, ya estás perdido. “No nos quemen la lengua”casi grita Willy McKey en un artículo de PRODAVINCI que tituló “La MUD y el error de quemarnos la lengua” por aquello de que en los resultados del diálogo se habla de “personas detenidas y no de “presos políticos.“Eso, además de perder, sería perdernos”; se refiere a los que soñamos con un cambio de gobierno por la vía constitucional.“Y somos lo único que les queda”, sentencia en una frase lapidaria.

La medida del poder del lenguaje es la medida de la capacidad de influir sobre uno mismo o sobre los demás (de una manera constructiva o poco constructiva).

Preferimos terminar esta nota de manera constructiva reseñando el poder de las historias contadas en primera persona de algunos de los presos políticos y victimas del aparato represivo del Estado  en Lara, que FUNPAZ recogió en un libro de obligada lectura  para los que pensamos que la memoria es crucial no solo para establecer la verdad  de lo ocurrido, sino para sacar las lecciones pertinentes; considerando que, como afirmara Helena Mc Cormick en relación al apartheid en Suráfrica: “la conexión entre violencia y silencio  puede perturbarnos o peor,  destruir en nosotros la capacidad de pensar históricamente”. “Perdigones  en la cedula se llama”. Perdigones al espíritu democrático del venezolano que sin embargo no se rinde. No nos rendimos. Y lo decimos en alta y viva voz.

(*) Profesora FACES/ ARIG  y Miembro del Centro para la Paz y DDHH UCV.
http://www.amnistia.ong/profile/MariaGabrielaMataCarnevali

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s